martes, 30 de septiembre de 2008

El Pingüino de la Rambla

Al pingüino se lo conoce también como pájaro bobo. Los pájaros siempre me generaron sentimientos ambiguos. Por un lado me inspiran cierta ternura, y por el otro no puedo dejar de pensar que descienden de los dinosaurios y que algún día todos los gorriones del mundo se transformarán en Tiranosaurius Rex y querrán exterminar a los humanos de la faz de la tierra. (Ok, adivinaron! una de mis series favoritas de chico era Ultraman)
Pero esos pingüinos que veía en Mar del Plata me daban bastante pena. Pero que mierda! si al final estaban ahí para ganarse su alimento diario, así que porqué no sacarnos una foto?
Mi madre, que se ve que en esa época estaba influenciada por el look “Angie Dickinson”, aceptó de inmediato, como hacía siempre que le pedía algo (aún hoy lo hace... )
Lo que no nos imaginamos en ese momento (marzo de 1975) era que los pingüinos treinta años después manejarían los destinos de nuestro país. Creo que ni el propio Perón, con todo lo visionario que era, hubiera imaginado cosa semejante...
Lo peor de todo es que ese pobre pingüino de la foto, tampoco pudo enterarse que en el futuro sus descendientes tendrían un partido político propio, el Kirchnerismo, un partido que llegaría al gobierno en un Frente llamado “Para la Victoria”, tomando obviamente como base al Partido Justicialista (la única forma de llegar al gobierno en nuestro país), porque hasta los pingüinos (por muy pájaros bobos que sean) saben que “nadie es más sabio que Perón” y que sin los votos peronistas, nadie gana unas elecciones.

7 comentarios:

Silvio dijo...

"Nadie es más sabio que Perón"
Con esta frase no estoy de acuerdo.
Sino fijate el gobierno que dejo en el 74 (Isabel, Lopez Rega, Ruckauf, etc.)eso no lo hace un tipo sabio.
"Sin los votos peronistas, nadie gana unas elecciones".
Con esta frase estoy totalmente de acuerdo.

Muy creativo el post.
Te felicito.
Saluti

CARICATO dijo...

En Guayaquil en vez de pinguinos hay iguanas y acá en Quito, la capital, en vez de iguanas hay palomas, mil chorrocientos millones de palomas. A mí me pasa igual, cada vez que veo una paloma no puedo dejar de pensar que son dinosaurios, gracias a que a los 10 años vi Jurassic Park.

Y que viva también ULTRAMAAAAN!!!!

Carlo. CARICATO

Lacónica dijo...

Definitivamente los pingüinos son seres extraños, en cualquier momento nos sorprenden y comienzan a volar (Como paso en los Simpson, je! Que boluda que soy) Lo increíble es que allá personas que razonen igual que una paloma, conozco varios, aves hijas de remil puta, como las odio!

Beso!

La Gorda dijo...

Hola Marcelo!
Gracias por pasar por el blog.
Me proponía devolverte la visita...y me encontré con esta genialidad!

Me gustaría comentar más pero ando corta de tiempo...luego vuelvo...

Saludos! Y bienvenido siempre con Las Gordas

Luis dijo...

Ahora que estoy por cumplir las dos décadas (el sabado), les voy a pedir a mis viejos unas gafas lilas como las de tu madre, VOY A HACER FUROR EN LAS CALLES ROSARINAS IMPONIENDO LA MODA!! jaja, che, que te parece lo de Macri hechando a los empleados municipales que sobrepasan los 60 años en mujeres y 65 en varones?? para mi es un HIJO DE RE MIL PUTAS

saludos

Marcelo Dance dijo...

Gracias por los comentarios:
Silvio: la frase es una humorada de Pablo Cedrón (Cha Cha Cha) pero no hay que comparar al Perón del '45 con el Perón del '74 (a escasos días de su dudosa muerte. Todavía hay quienes responsabilizan al brujo Don José).
Coincido con Caricato y Lacónica, no hay bicho mas pelotudo que la paloma!
Gorda: Me encantó el Blog.(será por mi predilección por las "Dagors? ;)
Lucho: Las gafas esas de mi vieja creo que se las robó a Elton John, pero la moda vuelve, así que debe haber unas parecidas por ahí...
Macri es un empresario que cree que todo lo puede manejar como si fuera su empresa. Con Boca no le fué mal. Eso demuestra como están los clubes de Fútbol, donde cualquier pelotudo puede hacer historia.
Hay fiesta en Rosario el sábado?
PD: Caricato: Aguante Ultramán!!!

David Nicolalde dijo...

No entiendo por qué se compara a los animales con los políticos. Los pobres animales deben sentirse muy ofendidos.