viernes, 6 de noviembre de 2009

Los 3 Cerditos PiKeteros

Había una vez 3 cerditos, a los que la exclusión social y la necesidad los encontró sin casa, sin trabajo y sin comida, en un paraje desolado del Gran Buenos Aires.
Habían venido del interior del país, y creían, con esa picardía ignorante, típica de la juventud, que se iban a tragar la Capital en tres bocados. Pero nada más lejos de la realidad.
Corría noviembre de 1981 y los tres amigos se habían armado una pintoresca casilla de cartón corrugado en una villa miseria cercana al barrio de Pompeya. Trabajaban haciendo “changas” o empleos temporarios, ganaban poco, pero al menos ya tenían su vivienda.
Pero la suerte no los acompañó.
Un mes después aparecían las topadores de Osvaldo Cacciatore y tiraban a la mierda una treintena de casillas del asentamiento , entre ellas la de los tres cerditos.
Catorce años después, luego de deambular por casi todo el conurbano bonaerense y haciendo cualquier cosa para sobrevivir (desde vender “frula” hasta entregar el “rosquete” en el baño del barcito de Pueyrredón y Santa Fé) los tres cerditos lograban armar su segunda casita, esta vez de madera, en otro asentamiento ilegal.
Pero da la puta casualidad que el peronista/neoliberal Jorge Dominguez estaba en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, y en su plan de erradicar asentamientos ilegales, mandó las topadoras a la villa donde vivían los tres cerditos y otras vez los echaron de una patada en el ojete, dejando sus sueños de una vivienda digna desparramados por el piso (de tierra, obviamente).
Pero como decía el “Negro” Olmedo: “Siempre que llovió, paró” y como decía también la tía Pocha (esa que se había escapado a los 14 años de su casa con un marinero senegalés): “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que resiste a un senegalés recién desembarcado”, finalmente a los 3 amigos cerditos les pintó la buena.
Llegamos entonces al año 2003. Los cerditos están grandes y golpeados por la perra vida, pero aún no pierden las esperanzas. Y en un enfrentamiento entre barras bravas de River y Excursionistas, conocen al dirigente piKetero Luis D’Elia, y éste los integra a su grupo. Cuándo D’Elía les pregunto que era lo que más odiaban de este mundo, los cerditos contestaron al unísono: - Odiamos a la puta oligarquía!, odiamos a los blancos! Tenemos un odio visceral contra los que ganan bien y viven en Barrio Norte.-
A D’Elia los ojos se le llenaron de lágrimas al oir estas bellas palabras, y ni lerdo ni perezoso pensó: - Estos “grones” son de los míos! –
Así que no solo adoptó a los 3 cerditos sino que les regaló una casita de material (con luz, agua y Direct TV “gratarola”) en la Villa 31 de Retiro. Ahí los cerditos construyeron 2 viviendas más en los pisos superiores que alquilan a familias de decentes trabajadores bolivianos a precios usureros.
Tardaron apenas dos años en convertirse en un trío importante dentro de la agrupación, a fuerza de cortes de puentes, calles y rutas argentinas, convirtiéndose en parte del brazo armado del Comandante D’Elía, quien para entonces ya era funcionario de gobierno de Néstor Kirchner.
Con los sueldos que percibían por consejeros vecinales del Municipio de La Matanza (cargo que jamás ejercieron) más los 5 planes de Jefas y Jefes que cobraban cada uno a pesar de ser solteros, más la guita que recaudaban por “aprietes” varios a otros intendentes del conurbano que estaban en la vereda de enfrente del Kirchnerismo, compraron “handies” y teléfonos celulares de primera calidad para estar comunicados con el Jefe y unas cuantas 9 milímetros en el Parque Avellaneda de Flores. Además de una docena de granadas de mano y un par de AK-47, solo para defensa personal. Por si las moscas, vistes?
Así fue que hace unas semanas atrás, cuando miembros de la UDEP (Unidad de Control del Espacio Público porteña) de Mauricio Macri intentaron desalojarlos del asentamiento, los 3 cerditos respondieron a “cuetazo” limpio al grito de: “Aguanten los pibes!”; “Rescátensen Putos del orto!” y “Se siente, se siente, Guyana está presente!”, obligando a los de la UDEP a correr más rápido que el jamaiquino Usain Bolt, rompiendo la marca de 9,58 segundos los 100 metros…
Y colorín, alba, colorado, este cuento para niños piKeteros ha terminado…

(No hace falta aclarar que ésta historia es pura ficción, y una adaptación libre del cuento “Los 3 Cerditos”, y que cualquier semejanza con una coincidencia, es pura realidad.)

(Ilustración: Alejo Andina)

8 comentarios:

Alma Rosa dijo...

oye acá ese cuento me lo sé casi igual sólo que con nombres diferentes....que causalidades verdad???? wowwww

los 3 cochinitos son tan tiernos... aunque no dejan de ser puercos pues, pero bueno, en carnitas son re buenos

MoKa Mola dijo...

O MAI GOT!! jajaja que bueno está... "y los malvados lobos colmilludos soplaron y soplaron" jajaja

No sé por qué, pero se me hizo muy actual ajajajaja.

Lo del asunto por acá es que luego les dió por reproducirse jajajaj

Un besote Marce...

pelicanopitekus dijo...

En todas partes se cuecen habas,como dicen las viejas por estos lares.Cerditos v.s Lobo.
Con la diferencia que por acá "el gobierno está trabajando para solucionar este ,y otros problemas que aquejan a las clases mas vulnerables".Santa Maradona les diría:"Chupála".
Nos vemos Maese.

Silvio dijo...

Osvaldo Cacciatore que hijo de P....!!!
Creo que de la historia el más hijo de puta de todos, los hijos de mil putas que la protagonizan.

La adaptación del cuentito me hizo subir la mostaza (Diria la tia Ofelia).
Puse a Led Zepelin y me estoy tranquilizando.
Saludos Marce.

Marcelo Dance dijo...

Alma Rosa:
El Puerco es un animal que por culpa de la gripe A1H1 ha tenido muy mala prensa últimamente.
En este caso se trata de marranos de dos patas de los que debe haber también por ahí, me imagino.
Ja! Ja! Ja!

Mokita:
Imagino que el PAN, el PRI o el PRD también tendrán sus fuerzas "oficiales" de choque, quizás con otros nombres.
Y si, suelen reproducirse con facilidad.
Besote!

Pitekus:
Acá también hay una intención del gobierno por solucionar los problemas de los más necesitados. El tema es que en medio de las intenciones suelen desviarse fondos por unos cuantos miles para alguna cuenta propia.
O sea, para hacer caja.
El Diego sabe...

Silvio:
Lo que muchos no saben de este nefasto personaje, a quien Macri elogia cada vez que puede, es que piloteaba uno de los aviones que bombardearon la Plaza de Mayo en 1955, cuando el pueblo armado (con palos) salió a defender a su líder y fué masacrado por la Aviación de la Libertadora.
Un verdadero hijo de puta que estará retorciéndose en el infierno.
Ponga Led Zepp III...
Saludos Tano!

♣ El Elfito De Los Bosques ♣ dijo...

ESTE CUENTITO ENCIERRA UNA VERDAD MUY TRASCENDENTAL ENTRE LINEAS: EL CERDO EN REALIDAD ES DÈLÍA JOJOJOOJ

M. de Floresta dijo...

Y siiiii. D'Elía vale por tres cerdos y creo que es poco. No hay dudas de ello! EXCELENTE parodia que nada tiene que ver con la realidad? jajajajaja. Besu.

Marcelo Dance dijo...

Gaia:
Así es mi estimada Maren. Pero la culpa no es del chancho sino del que le dan de comer (En este caso Nestitor).
:S

M de All Boys:
Of Córcega que na' que ver Marchu!!!
Besu!