miércoles, 1 de abril de 2009

Can't Buy Me Love

"Lo que compras es tuyo,
y tarde o temprano,
lo que es tuyo, volverá a tí"
(Stephen King "Pet Sematary")

7 comentarios:

Bocha dijo...

Es claro y muy simple, buena frase.

Saludos y te espero por el blog ABRAN CANCHA.

www.abran-cancha.blogspot.com

Gaiaskin dijo...

eso tiene algo que ver con mi acidez estomacal? digo, por eso de volver...
y si se trata de amor, tengo una list asíiiiiiii de larga de gente ke espero aun que vuelva...mierda mejor me dedico a criar canaritos ....

Marcelo Dance dijo...

Bocha:
No seas chamuyero! Ja! Ja! Ja!
Bo-Bo-chita! Bo-Bo-chita!

Gaia:
Hay que tener cuidado con las mascotas que uno elige.
Pero no me caben dudas que un canario no estaría en mejores manos que las tuyas :D

Marlén Carrillo Hernández-Ferman dijo...

Sí... a veces es tan tuyo que quisieras no tenerlo. Maldito sistema de adquisición de bienes que te quitan el sueño!

Marcelo Dance dijo...

En realidad la frase junto a esa imágen de un pareja diabólica es una de mis típicas muestras de humor ácido, en este caso referida al matrimonio. No te olvidés que acabo de divorciarme. Legalmente, porque ya estaba separado desde el 2004. Se puede comprar todo menos el amor. Y la idea era dejar la duda que si algún amor intenta volver, cosa poco recomendable (segundas partes nunca son buenas), hay que dudar seriamente de sus intenciones.
Pero es muy cierto que "Lo que es tuyo, tarde o temprano volverá a tí"...
Edá ei?

Marlén Carrillo Hernández-Ferman dijo...

pero sí, que sí te entendí: ¿qué no ves que la sociedad te hace ver al matrimonio ocmo la única posibilidad de concretar un amor, porque en realidad lo único que desean es que entres al sistema de adquisición de bienes -con su consecuente adhesión a los estándares de vida de trabajo-compro-mantengo-me reproduzco-me olvido de quién soy-y de quiénes son los uqe me rodean?

Bueno, supongo que postear cosas al desamor es chido.

Un abrazo, buen viernes.

Marcelo Dance dijo...

Marlenucha:
Entramos a la sociedad de consumo cuando pegamos el primer chillido ni bien salimos de nuestras madres.
Y seguimos consumiendo a lo largo de nuestra existencia hasta el último suspiro.
Acordáte que las mujeres quieren que cambiemos, sabiendo que no vamos a cambiar. Y los hombres en cambio queremos que no cambien, cuando siempre terminan cambiando, y algunas (sobre todo) una vez que tienen una libreta matrimonial en la mano.
Kids: Don't try this at Home!
Buen Viernes mi estimada!